Recital del taller: LIVE looping. O "Día del GuadaLoop" (1).

Se hizo familiar el sonido del timbre de Tatavasco 31 alrededor de las 6 de la tarde cada lunes desde el mes de Octubre. Se veían desfilar las mochilas de llantitas de cada una y uno de los alumnos del taller de LIVE looping que se impartió en Pieza Estudios. Serios y amables se dirigían a la sala de ensayo donde una telaraña de cables era testigo de la magia que tejían entre todos a puerta cerrada en el estudio. A veces hasta las 10 de la noche la puerta se abría y de golpe salían las carcajadas y comentarios, las voces aún jugueteando alegres ritmos y melodías y todos en pandilla en una nube de bullicio salían poco a poco del estudio.


El esperado 12 de diciembre llegó, fecha del recital del taller y el timbre volvió a sonar, las mochilas de llantitas regresaban al joven foro de Terminal. Los cables iban tejiendo con más destreza sus caminos para lo que estaba a punto de suceder en aquel laberinto de sillones, biombos y las piedritas del piso.


A media luz nos vimos rodeados de butacas esparcidas sin orden aparente, en espacios individuales que desde el inicio nos invitaron a mezclarnos entre todos para ser una sola audiencia que se miraba entre sí desconcertada y emocionada al sonido suave del blues que amenizaba el preámbulo del recital. Se podía ver a las alumnas y a las maestras merodeando el espacio y saludando a sus sonrientes invitados. A una señal todas se reunieron dentro de la sala que resguardaba sus cosas, estaba a punto de comenzar.


Las luces del foro fueron bajando hasta que quedaron reducidas a un debil resplandor que hizo brillar las luces de colores de los loopers sobre la mesa larga a la que fueron rodeando uno a una los alumnos del taller. Las pañoletas circularon para que los que quisieran se taparan los ojos y la invitación fue que dejaran de pensar y disfrutaran de lo que estaba a punto de suceder.



En unos segundos estábamos a la orilla del mar, apacible, rodeados de gaviotas y las olas del mar nos fueron llamando a sumergirnos en sus aguas que pronto nos cubrieron y escuchamos los cantos de las ballenas, las burbujas y su inmesidad. Así, todos de la mano y poco a poco cada una y uno de los alumnos nos llevaron a conocer las atmósferas de su imaginación y de su corazón. Nos invitaron a mirarnos a los ojos como humanos y hermanos, nos mostraron la parte tan oscura y retorcida detrás del día de San Valentín, juntaron sus latidos para hacer una canción de corazones, cantamos juntos Three Little Birds, entre otras poesías hasta que nos regresaron despacito a la tierra, a nuestra "Pachamamita", para concluir el recital.



Aquel fue un caldero luminoso en donde se cocinaron historias sonoras, un viaje con olor a hierbas y copal, café y mezcal, que deleitaron a quienes tuvimos la fortuna de estar presentes, espero que siempre recordemos la frase con la que Iraida concluyó este taller: "Está muy bueno ver lo que cada uno de ellos podría haber mostrado en individual, pero volvemos a comprobar y aprender las maravillas que podemos conseguir en colectivo". Por parte del espacio se les otorgaron unos reconocimeintos, incluidas las guías, maestras de este taller infinito y poderoso, Iraida Noriega y Leika Mochán.


Gracias a cada una de las alumnas y al alumno también por esta velada tan especial.



(1) GuadaLoop: término cariñoso por la coincidencia de la fecha que Iraida Noriega tuvo a bien inventar.




Todos los derechos reservados por Pieza Estudios S de R L de C V ©2020  Consulta el AVISO DE PRIVACIDAD y los TÉRMINOS Y CONDICIONES
Tatavasco No.31,  Barrio Sta Catarina  Coyoacán C.P. 04010 / CDMX  /  Tel 56598227 / pieza.estudios@gmail.com